Capacitación y Asesoría en Comercio Exterior
» LOGÍSTICA INTERNACIONAL » Carga, empaques y embalajes


LOGISTICA INTERNACIONAL CARGA, EMPAQUES Y EMBALAJES

Dentro de las distintas fases de la empresa al momento de incursionar en mercados internacionales, se encuentra el proceso de Distribución Física Internacional de Mercancías. El departamento a cargo de la DFI en una empresa de comercio exterior tiene dentro de sus funciones el análisis de los procesos que implican el flujo de información, materiales y productos desde las instalaciones del productor hasta el consumidor final. Uno de los principales focos de análisis comienza con el estudio de la carga y su preparación para el transporte internacional.
Dentro de este contexto, el embalaje supone preparar la carga en la forma más adecuada para su transporte en los modos elegidos para su despacho en el extranjero y para las distintas operaciones a que se somete durante el viaje entre el exportador y el importador, según el trayecto o ruta que se escoja.

Antes de planear el embalaje óptimo para las mercaderías por embarcar hacia un mercado objetivo del exterior, el departamento de comercio exterior debe analizar minuciosamente y con la debida anticipación, tanto las operaciones a las que será sometida la mercancía, al igual que los lugares que deberá atravesar durante su tránsito internacional antes de llegar al cliente final.

De acuerdo con la ruta y el modo de transporte utilizado, cada etapa del trayecto supone condiciones y riesgos distintos. Las características del manipuleo de la carga durante el tránsito internacional y en el país importador serán diferentes de aquellas del país exportador que el embarcador conoce. Es necesario distinguir con claridad entre las características que deben tener el embalaje para embarques internacionales y la que requieren los embarques internos.


Conceptos básicos sobre carga internacional
Carga, desde el punto de vista del transporte, es un conjunto de bienes o mercancías protegidas por un embalaje apropiado que facilita su rápida movilización. Hace referencia a todo tipo de embalaje y todo tipo de bienes tangibles y muebles.
Dentro de la tipología de la carga, existen dos grandes grupos. El primer grupo se refiere a la carga general y el segundo a la carga a granel.

  • Carga General:

La carga de tipo general comprende una serie de mercaderías que se transportan en cantidades más pequeñas que aquellas a granel. Dicha carga está compuesta de artículos individuales cuya preparación determina su tipo, que son: Suelta convencional (no unitarizada) y unitarizada.
La carga suelta (no unitarizada) es un tipo de carga que consiste en bienes sueltos o individuales, manipulados o embarcados como unidades separadas, fardos, paquetes, sacos, cajas, tambores, piezas atadas, etc.

La carga unitarizada está compuesta de artículos individuales, tales como cajas, paquetes, otros elementos desunidos o carga suelta, agrupados en unidades como “pallets” (paletas) y contenedores, los cuales están listos para ser transportados. La unitarización permite un manipuleo más rápido y eficiente, debido en parte a la utilización de equipos mecanizados con alto rendimiento de operación.
La carga unitarizada se transporta en cualquier modo de transporte, siempre que sus unidades de transporte se adapten a las características de los diversos tipos de unidades movilizadas.

  • Carga a Granel (líquida y sólida o seca):

Los gráneles sólidos o secos y líquidos se almacenan, por lo general, en tanques o silos y se transportan por bandas transportadoras o ductos, respectivamente. Ambos tipos de productos se movilizan por bombeo o succión. Ninguno de estos productos necesita embalaje o unitarización.

Naturaleza de la carga
La carga internacional se clasifica de acuerdo a características específicas que se definen por el tipo de producto que se requiere transportar. La naturaleza de la carga también es un factor importante a la hora de seleccionar el modo y medio de transporte que ejecutará la operación de tránsito internacional y el tipo de embalaje.  De igual manera, la naturaleza de la carga define diferentes tipos de riesgos a los que se someten los embarques internacionales en las operaciones de comercio internacional.
Según su naturaleza la carga se clasifica en:

Carga Perecedera: Un cierto número de productos, en especial los alimenticios, sufren una degradación normal es sus características físicas, químicas y microbiológicas, como resultado del paso del tiempo y las condiciones del medio ambiente. En la mayoría de los casos se requieren ciertos medios de preservación, como el control de la temperatura para mantener las características originales de sabor, gusto, olor, color, etc. Dentro de la carga perecedera se encuentran gran variedad de productos en su mayoría alimenticios como  frutas y Verduras, productos cárnicos, productos marinos, flores frescas y follajes. También se pueden incluir dentro de esta categoría los medicamentos que por sus condiciones requieren un tratamiento especial en cuanto a control de temperatura y embalaje especial.

Carga frágil: la carga frágil corresponde a un tipo de productos que a mayores riesgos se exponen durante todas las etapas del tránsito internacional. El transporte de productos frágiles requiere de un manejo especial dadas sus características. Toda la operación debe realizarse con extremo cuidado, incluyendo el embalaje, el manipuleo (carga y descarga) y el traslado. Productos elaborados con base en cualquier tipo de material frágil como vidrio, fibra de vidrio, algunos polímeros, loza, cerámica etc.; hacen parte de esta clasificación. También se pueden incluir dentro de esta categoría las mercaderías que poseen un alto valor como joyas y piedras preciosas cuyos riesgos se incrementan exponencialmente durante las operaciones de transporte internacional.

Carga peligrosa: Se llama así a aquella carga compuesta de productos peligrosos, es decir, los que por sus características explosivas, combustibles, oxidantes, venenosas, radioactivas o corrosivas, puedan causar accidentes o daños a otros productos, al vehículo en que se movilizan, a las personas o al medio ambiente.
Carga de dimensiones y pesos especiales: Dentro de esta categoría se sitúan las cargas que por sus dimensiones, volumen y peso requieren de transporte especial y equipos de manipuleo diferentes a los convencionales. Algunos ejemplos pueden ser vehículos, maquinaria pesada, transformadores extra-dimensionados, algunos equipos industriales y maquinaria para construcción.

Carga blanda (paqueteo): En esta categoría se encuentran las cargas que por sus dimensiones, peso y características se transportan bajo operaciones de tráfico postal y mensajería especializada. Son envíos que por necesidad de disponer rápidamente de las mercancías, requieren este tratamiento especial. Esta modalidad ha adquirido mucha importancia en los últimos años debido al auge de las transacciones de comercio electrónico.

 

EMPAQUES Y EMBALAJES EN OPERACIONES DE COMERCIO EXTERIOR
El mercado mundial de empaques y embalajes se encuentra inmerso dentro de grandes transformaciones de orden económico, social, cultural y tecnológico. Hoy en día es muy importante el rol que desempeñan los comportamientos de los consumidores así como las regulaciones que emiten los estados en materia de empaques y embalajes para exportación.

Empaques
Conocer los factores que inciden en el diseño  de empaques y embalajes en el ámbito mundial y las tendencias originadas por estos hechos, facilita a las empresas  la preparación para asumir con éxito los procesos de internacionalización y los cambios constantes que se prevén para así ofrecer productos cuyos sistemas de empaque y embalaje se encuentren aptos para competir en los mercados globales
Son varios los factores que afectan el mercado mundial de los empaques y embalajes para de comercio exterior entre ellos se pueden destacar:

  • Influencias económicas, demográficas y sociales
  • Comportamientos y actitudes del consumidor
  • Tecnología
  • Disposiciones gubernamentales

Una definición básica de lo que son los empaques se entendería como todo unidad fabricada con materiales de cualquier naturaleza y que se utilice para contener, proteger, manipular, distribuir y presentar cualquier tipo de mercadería o producto, bien sea materias primas, bienes intermedios o semi-elaborados o productos terminados o totalmente elaborados. Esta definición es aplicable también al término envase para el caso de los líquidos o demás productos que por sus características físicas requieren este tipo de empaques.

Tipología de los empaques
Los empaques de acuerdo con sus características se pueden clasificar en:

  • Empaque primario o de venta

Como su nombre lo indica es el primer empaque para el producto, tiene contacto directo con el mismo y cumple una función de presentación del producto directamente al consumidor.

  • Empaque secundario o colectivo

Es aquel que contiene al empaque primario otorgándole protección y presentación para su distribución comercial en los mercados mayoristas. En algunos casos, se utiliza para agrupar un número de unidades de venta, tanto si va a ser vendido como tal al usuario o consumidor final, como si se utiliza únicamente como medio para reaprovisionar los estantes en el punto de venta. Puede separarse del producto sin afectar las características del mismo.

  • Empaque terciario o embalaje

Agrupa empaques primarios o secundarios para facilitar la manipulación y el transporte. Por ejemplo, cajas de cartón corrugado que contienen productos en empaques primarios o secundarios, sacos con productos a granel, bidones con productos en estado líquido. Estos empaques sin agrupar es lo que se conoce como carga suelta no unitarizada.

  • Unidad de carga

La unidad de carga es una combinación o agrupación de empaques terciarios o embalajes en una unidad compacta de mayor tamaño, reduciendo superficies de almacenamiento, facilitando las operaciones de manipulación, transporte de la mercancía y en general las labores logísticas. Esta agrupación en una sola unidad se suele realizar físicamente sobre estibas o contenedores.
Principales funciones de los empaques y embalajes

  • Contener

La primera función de los empaques es la de contener una cierta cantidad de producto.

  • Proteger

Los empaques protegen su contenido de alteraciones producidas por la acción de insectos, microorganismos y roedores; de roturas o deterioro producido por golpes, caída, vibraciones, durante el transporte o en las operaciones de cargue y descargue; cambios climáticos o de los efectos de la luz y los gases.

  • Conservar

Esta función garantiza la permanencia de las características del producto durante todo el ciclo de distribución hasta el consumidor final.

  • Facilitar el almacenamiento y distribución

Los empaques y embalajes facilitan la manipulación del producto y además permiten que se haga uso de medios mecánicos o automáticos, como carretillas y elevadores para el almacenamiento y distribución del producto.
De igual forma, los empaques tienen una función de marketing que consiste en promover las ventas de los productos que contienen. El empaque ha de actuar como un vendedor silencioso del producto a través de su diseño pues genera impresiones y sensaciones en el consumidor que pueden determinar los impulsos de compra.
Embalajes
La función principal de cualquier tipo de embalaje es proporcionar a la mercadería  la protección necesaria para que pueda soportar, sin sufrir daño alguno, los diferentes riesgos a los que se ve expuesta durante su almacenamiento, transporte y distribución, de tal manera que llegue a su destino final en condiciones óptimas de venta.

Para el diseño de un sistema de embalaje eficiente, se ha de tener en cuenta las características específicas del producto y el canal de distribución escogido. También habrá que analizar el tipo de riesgos a los que someterán los embalajes durante las distintas fases de la cadena de distribución física internacional y durante el transporte en todos los trayectos desde el domicilio del exportador hasta el del importador y/o cliente final.
Algunas consideraciones sobre el embalaje en el comercio internacional, enfatizan en que para cargas de gran volumen deben considerarse embalajes de mayor complejidad y sistemas de transporte especializados. De igual manera para cargas ligeras o en pocas cantidades los embalajes deben ser más sencillos.  Sin embargo hay que tener en cuenta en todos los casos factores como el costo de los bienes a transportar y la naturaleza de la carga que se transporta.

Tipos de embalajes para carga en el comercio internacional

Con base en los factores anteriores, los gerentes de logística o distribución de las empresas de comercio exterior, pueden seleccionar el embalaje más adecuado para sus productos. Existe una importante gama de posibilidades que desde los más sencillos a los más complejos.

  • Cajas de Cartón

El cartón corrugado es el material más utilizado para la fabricación de embalajes de transporte de una amplia gama de productos que van desde las frutas y verduras frescas, los productos manufacturados presentados en empaques unitarios de consumo, los electrodomésticos, los equipos, la maquinaria industrial y hasta el transporte de productos a granel.
Este tipo de embalajes se adaptan fácilmente y por igual, a todos los modos de transporte, ya sea por tierra, mar o aire. Esta versatilidad se debe, en gran medida, a la posibilidad de usar combinaciones de diferentes tipos de materias primas, con lo cual se puede adaptar la calidad, casi a la medida, de cada requerimiento específico y cada sistema de distribución en particular.
Las cajas de cartón corrugado permiten el agrupamiento de productos que tienen formas distintas frutas, botellas en una forma geométrica homogénea, estable, sencilla, manipulable, transportable y almacenable.

  • Embalajes de madera

Son muy utilizados durante los procesos de exportación para el transporte de mercancía pesada como maquinaria, equipos industriales, electrodomésticos y mercancía muy frágil como los productos de vidrio y artesanías. La mayoría de las estibas son fabricadas en madera.
Cajas y guacales
Se utilizan como embalaje de exportación para maquinaria pesada y productos muy frágiles. Regularmente son de forma paralelepípedo, construidos con piezas de madera clavada o ensamblada que forman una estructura rígida capaz de proteger el contenido durante los procesos de transporte y almacenamiento.
Sus dimensiones responden a los requerimientos de los medios de manipulación y transporte. Estos embalajes están formados por una base sobre la que descansa el producto sujetado firmemente a ella, y el resto se construye alrededor del producto sin que se encuentre en contacto con el mismo.
Las cajas y guacales deben soportar por sí solos los esfuerzos de compresión debido al apilamiento, los esfuerzos de flexión y los de aplastamiento lateral.
Estibas
La estiba es una plataforma de almacenamiento, manutención y transporte. Soporta la mercancía y asegura todas las operaciones de la cadena de distribución. Desempeña un importante papel ya que está presente durante todo el ciclo de distribución.

  • Sacos

Son embalajes fabricados básicamente a partir de una o más capas tubulares planas, de película plástica flexible, cerrados al menos por uno de sus extremos. Para su producción se combinan eventualmente con otros materiales flexibles con el objeto de cumplir con las características requeridas para el llenado y la cadena de distribución  de productos.
Para evitar el deslizamiento de los sacos estibados que cuando están llenos adquieren forma de cojín, la superficie de los mismos debe ser áspera. Los sacos se fabricaban tradicionalmente con fibra de yute o algún material natural semejante. Sin embargo, estas fibras han sido remplazadas para producir sacos hechos a partir de materiales sintéticos o de papel, debido a factores económicos, apariencia, propiedades mecánicas, y riesgo de infestación o propagación de insectos.
Entre las mercancías así empacadas se encuentran los abonos, productos químicos, y algunas frutas y hortalizas, que debido a sus características de resistencia pueden ser embaladas a granel, como es el caso de los cítricos y tubérculos.

  • Contenedores flexibles para distribución a granel

Son embalajes flexibles que no pueden manejarse manualmente cuando están llenos. También son conocidos como Bigs bags. Han sido concebidos para la distribución a granel de materiales sólidos en forma de polvo, gránulos o pasta y diseñados para ser levantados desde la parte superior por sistemas integrales permanentes o desmontables, limitando su capacidad máxima.
Los contenedores flexibles pueden guardar cargas de más de 1.000 Kg. de peso. Están fabricados a partir de láminas o material plástico tejido. Pueden tener un forro de film plástico. Existen tres tipos de contenedores flexibles para distribución a granel:
De carga pesada: Diseñados para utilizarse en gran número de cargas y descargas. Pueden ser reparables in situ y en fábrica.
De carga estándar: Diseñados para utilizarse un número limitado de cargas y descargas, no son reparables.
De un solo uso: Diseñados para utilizarse una sola vez.

  • Garrafas

Son embalajes usualmente elaborados con vidrio, aunque también los hay en metal, cerámica o plástico. Cuando se utilizan como embalaje para transporte, deben protegerse con materiales de amortiguamiento

  • Tambores o bidones

Son recipientes cilíndricos, generalmente con una capacidad entre 10 y 240 litros. Fabricados con acero, plástico o cartón, son utilizados para el transporte a granel de algunos alimentos en estado líquido o pastoso, como pulpas de frutas, y para el transporte de productos químicos y mercancías peligrosas.

  • Cuñete

Son recipientes metálicos o plásticos, generalmente con una capacidad de 5 galones. Frecuentemente se usan para gasolina y líquidos similares.

  • Toneles

Son recipientes cilíndricos fabricados con madera. Se utilizan para el almacenamiento y transporte de vino, whisky, cerveza y bebidas alcohólicas. La capacidad volumétrica de un tonel puede oscilar entre 5 y 5.000 litros.

Análisis para la escogencia de empaques o embalajes en la DFI
Antes de elegir empaque o embalajes para exportar productos, es necesario anticiparse a los eventos que pueden afectar los productos durante el transporte y el tránsito internacional y en general durante las distintas faces de la DFI. Los puntos a considerar pueden ser:

  • Ruta: Términos de recorrido total del transporte que se vaya a realizar.
  • Manejo: El apilamiento al que deberá estar sometido en camiones, bodegas o almacenes.
  • Cargue: La manera en que será cargado, descargado y manipulado (ganchos, atarrayas, plataformas, montacargas, grúas, altura desde que será soltado al terminal o al lugar de estiba),
  • Clima: Las condiciones de humedad o calor a los que será sometido, tanto en el país de origen como en el de utilización.
  • Aduana: Las revisiones aduaneras (con las consiguientes aperturas y cierres del embalaje) a los que se verá sometido.
  • Posición: Las posiciones en las que podrá manipularse y estibarse.
  • Almacenamiento: Los almacenes en los que se ubicará.
  • Idioma: Los países de transbordo y destino (para el idioma de las marcas).
  • Transporte: Los medios de transporte que se van a utilizar (el avión requiere de embalajes más livianos).

Unitarización y unidades de carga
La unidad de carga es una combinación o agrupación de bultos o cajas en una carga compacta de mayor tamaño, para ser manejada como una sola unidad; reducen las superficies de almacenamiento y facilitan las operaciones de manipulación de la mercancía favoreciendo las labores logísticas. Esta agrupación en una sola unidad se suele realizar físicamente sobre estibas.
Las estibas suelen ser de tamaño prefijado que se ajusta a las dimensiones de los medios de transporte. En las unidades de carga se hace uso de materiales de amortiguamiento y protección así como de fijación y compactación de carga.
Las dimensiones de las unidades de carga responden a medidas modulares que resultan prácticamente obligatorias en muchas zonas del mercado internacional; éstas han sido calculadas con base en los tamaños de las estanterías en depósitos, góndolas de almacenes y supermercados y los diversos medios de transporte, con el objeto de permitir el ensamble correcto, y garantizar una manipulación, almacenamiento y transporte ágil y de buen rendimiento.
Paletización
Paletizar es agrupar sobre una estiba una cierta cantidad de objetos que individualmente son poco manejables, pesados y/o voluminosos; o bien objetos fáciles de desplazar pero numerosos, cuya manipulación y transporte requerirían de mucho tiempo y trabajo, con la finalidad de llevar esta mercancía al punto deseado, con elmínimo de esfuerzo y en una sola operación. El resultado de una paletización es una unidad de carga.
Contenedorización

La función principal del transporte contenedorizado de mercancías es la de garantizar la entrega segura y rápida de los envíos, así como el ahorro, puesto que al no ser manipulada la mercancía puede ser de menor consistencia y por tanto usará embalajes más baratos. El uso adecuado de contenedores puede disminuir considerablemente el riesgo de daños y de hurtos o pérdida de la mercancía.


TEXTO DESTACADO      


  • • Son tres los aspectos relacionados con el transporte y la distribución física con el grado de fragilidad:

  • 1. Carga y Descarga: la carga está expuesta a riesgos en cualquier etapa del transporte, tanto en las instalaciones del exportador como en los almacenes del cliente. El mayor riesgo que se corre durante estas operaciones consiste en el impacto que sufre el producto al caer o al ser lanzado sobre otro, o estrellarse contra el suelo.
  • 2. Movimiento en el vehículo de transporte: dos tipos de efectos mecánicos, la vibración y el desplazamiento, se deben al movimiento del vehículo de transporte.
  • 3. Almacenamiento y bodegaje:  los productos frágiles pueden correr riesgos tanto en el país del exportador como en el importador, o durante el tránsito internacional, debido a un apilamiento excesivo en las terminales o bodegas de almacenamiento, o en las interfaces entre un modo de transporte y otro.

ACERCA DE NOSOTROS
Quienes Somos
Contáctenos
Nos encontramos ubicados en
Bogotá - Colombia
SIGUENOS EN: