Capacitación y Asesoría en Comercio Exterior
» NEGOCIOS INTERNACIONALES » Las Formas


LAS FORMAS

El comercio y los negocios internacionales abarcan diversas configuraciones técnico-económicas que se resumen en tres vertientes:

•  Exportación

•  Importación

•  El comercio en tránsito

 

Por exportación se entiende la venta de bienes y servicios comerciales producidos por un país a socios extranjeros, lo cual origina operaciones transfronterizas y créditos. A la exportación viene a sumarse, con frecuencia, la reventa de productos importados en estado inalterado (reexportación).

En cuanto a la importación, entiéndase la compra, adquisición, de bienes y servicios extranjeros para el uso y el consumo nacional o para su elaboración ulterior, lo que genera operaciones económicas de ingreso en la frontera interior y conlleva obligaciones.

El comercio en tránsito es, en suma, la realización de servicios económicos, por lo general limitados al comercio mercantil, en la que el transitario ejecutor de la operación no tiene domicilio social en el país importador, ni en el exportador, o sea, está establecido en un tercer país.

Existen, además, formas especiales que, por su tratamiento, su desenvolvimiento económico, su carácter jurídico, su magnitud u otros aspectos, no pueden ser añadidas u adaptadas a las formas básicas.

Se trata de siete formas especiales:

•  Inversiones internacionales directas

•  Operaciones de compensación

•  Operaciones de perfeccionamiento

•  Fabricación bajo licencia

•  Franquicia

•  Cooperación

Compañías de proyectos en el extranjero

COMERCIO EXTERIOR DIRECTO E INDIRECTO

Los canales de distribución de mercancías en los negocios internacionales se concentran en:

•  La exportación e importación directas

Se caracterizan por ser la distribución directa entre productor y comprador cuya particularidad esencial es omitir la intervención de un intermediario nacional.

•  La exportación e importación indirectas

Se realizan pasando por una o varias empresas especiales de comercio exterior que actúan como intermediarios.


Exportación directa

 

Se efectúa ante todo en el marco de negocios entre estados vecinos o con cercanía geográfica. Sin embargo se aplica para todo tipo de transacciones y es de las más comunes, tanto en el ámbito de bienes de inversión (bienes de equipo y construcción) como de consumo y servicios.

Su aplicación requiere buenos conocimientos de los mercados exteriores (economía, población, mentalidad, gustos, poder adquisitivo, etc.), campañas de publicidad, ferias, contacto directo con los clientes potenciales y otras características más.

Todo ello conlleva a menudo a crear sucursales de venta y almacenes, hacer intervenir empresas comerciales o mayoristas extranjeros, recurrir a los servicios de agentes comerciales y mismos suministrar al comprador.

 

Importación directa

 

En este circuito se trata de la compra directa a un productor / proveedor en el país exportador; para ello se puede recurrir también a la intervención de un agente comercial o de una casa distribuidora independiente para concluir el negocio en el extranjero.

Se suele aplicar esencialmente en la compra de materias primas y productos inacabados procedentes de países en desarrollo u otras regiones. Abarca una serie de ventajas, entre ellas, la disposición de grandes cantidades a largo plazo y el flujo continuo del material. Asimismo, el contacto directo con el productor / proveedor determina a menudo la buena marcha de los negocios.

No obstante, en ciertos casos, las operaciones obligan a prever una sucursal de compras y almacenes en el país exportador con el fin de garantizar un abastecimiento continuo de mercancías, cuidar los contactos establecidos o adquirir nuevos y atender de cerca los cambios del mercado.

 

Exportación indirecta

 

Se realiza cuando el productor de un país vende sus géneros a un intermediario nacional especializado en comercio exterior. El fabricante limita su actividad exportadora sólo en facilitar la mercancía, dejando a cargo del intermediario todos los riesgos y gastos de la distribución ulterior, incluidos la adquisición de clientela, almacenaje y transportes. El productor, en este caso, vende su mercancía destinada a la exportación en el mercado interior; no necesita poner a disposición el capital requerido para cumplir la función de mayorista y la gestión de stocks, que ahora le incumbe a la empresa de comercio exterior como intermediario.

Mientras que la exportación directa, por lo general, interesa más bien a grandes y potentes compañías, la exportación indirecta conviene, en especial, al mediano comercio, ya que este sector, por cuestiones técnicas, no se puede permitir organizar y financiar una red de distribución en el extranjero ni suministrar regularmente enormes cantidades. El tipo de género del mediano comercio tampoco se presta a la exportación directa puesto que trata o atiende bienes fabricados en serie sin alto grado o nivel técnico o similar.

Las empresas de comercio exterior mediadoras son empresas especializadas en los mercados extranjeros que disponen de los conocimientos indispensables tanto sobre las mejores vías de transporte como de las redes de distribución específicas en los distintos países; además de largas experiencias de mercado, dichas empresas gozan de otra ventaja: se destacan por su especialización en los productos.

 

Importación indirecta



Se lleva a cabo al realizar la compra a un productor extranjero por intermediario de una empresa de comercio exterior nacional. La intervención de la empresa especializada en el país importador genera la compra indirecta.

Sin subestimar la importancia de la importación directa, la conveniencia de la indirecta reside en varios aspectos favorables, en particular, al mediano comercio. Entre ellos se destaca la posibilidad de cubrir las necesidades de importación temporalmente - sin continuidad obligatoria o/y en cantidades pequeñas. Mismo, efectuando una operación de importación muy dispersa, de varios países, cercanos o lejanos, ésta resultará, por regla general, menos costosa que el mantenimiento de sucursales en el extranjero o la intervención de agentes de compra.




COMERCIO DE TRÁNSITO

Es la mediación de bienes entre la oferta de un país exportador y la demanda de un país importador ejecutada por un transitario afincado en un tercer país. Se le considera como parte del comercio intermediario, siendo obligatorio que la mercancía pase por el país de tránsito.

Tradicionalmente, las mercancías típicas de dicho comercio eran, ante todo, artículos fabricados en serie, almacenados en focos centrales de trasbordo, por regla general, en centros comerciales internacionales como los grandes puertos marítimos (puertos de tránsito o puertos francos), y vendidos a continuación por los transitarios en el mundo entero.

 

Los transitarios suelen tener sus sedes en dichos emporios internacionales, especializados en los distintos géneros. Según donde esté ubicado el transitario, se distingue entre el comercio de tránsito activo o pasivo :


Se denomina activo cuando la operación es realizada por un transitario residente en la esfera económica nacional y la mercancía, hallada fuera de ese ámbito, es vendida en mercados exteriores:

 

Se califica de pasivo cuando un transitario ubicado en el extranjero vende la mercancía proveniente de tercer país a empresas nacionales o también, cuando éste vende la mercancía fabricada en el ámbito nacional a clientes de terceros países.

 

Se habla de comercio de tránsito directo cuando la mercancía, pasa, del vendedor al comprador sin que ésta sea retocada o manipulada por el transitario, o sea, conserve su justificación de origen. En caso de que el transitario, por el motivo que fuere, proceda a un simple arreglo, transformación o sólo a una selección, clasificación o adecuación de un nuevo embalaje de la mercancía en un depósito habilitado de aduana, zona especial de comercio exterior o zona franca, dejará de ser tránsito directo para convertirse en comercio de tránsito indirecto en el sentido de quebrado o interrumpido


A menudo, las empresas de comercio exterior actúan de transitarios al realizar operaciones de tránsito en conexión con las exportaciones o importaciones indirectas. Asimismo, se llevan a cabo operaciones de tránsito cuando un comercio directo con un país determinado resulta imposible por razones políticas, lo impiden las medidas arancelarias u otros motivos restrictivos.

Las ventajas que ofrece una empresa comercial nacional se resumen en:

  • Los precios favorables debido a las compras al por mayor y las concesiones de rebajas,
  • La especialización en los productos y las largas experiencias adquiridas en los mercados,
  • La permanente disponibilidad de entrega,
  • El control de la mercancía en el lugar de compra o en los propios almacenes,
El tratamiento y preparación de la mercancía, en caso necesario, p. ej., en cuanto a calidad, gustos o costumbres nacionales, etc
VER PRESENTACIÓN     




LAS FORMAS ESPECIALES      

Además de las formas básicas expuestas, el comercio exterior implica siete formas especiales que por diversas causas específicas (interacción económica, peculiaridad jurídica, etc.) no se pueden agregar patentemente a las básicas. En cierto sentido se las podría conceptuar de complementarias a las básicas, pero su naturaleza, procedimiento, tratamiento y aplicación en la mayoría de los casos no permite calificarlas o definirlas como tales.

LAS FORMAS PROMOVEDORAS      

Los contratos de intermediación y agenciamiento son de las formas que más apoyan la promoción y la práctica de los negocios internacionales. Las figuras de los agentes agradecen su existencia a las necesidades existentes en el mercado ya que las pequeñas y medianas empresas en muchas ocasiones no cuentan con los conocimientos de los mercados ni de las particularidades del entorno internacional. Las formas promovedoras son un apoyo en todas las fases de la internacionalización empresarial.

ACERCA DE NOSOTROS
Quienes Somos
Contáctenos
Nos encontramos ubicados en
Bogotá - Colombia
SIGUENOS EN: